La Gestión Relativa

La gestión relativa se encarga de abordar situaciones o tareas en las que no podemos tener la certeza de que lo que estamos haciendo sea lo más correcto o no tenemos el control absoluto de la situación.

Tags gestión relativa

Se basa más en el hacer que en el planificar, entendiendo que las metas se alcanzan gracias a la suma de pequeñas actuaciones. Hacer cosas aparentemente disconexas pero que al final permiten alcanzar un escenario en el que hemos alcanzado nuestra meta.

La gestión relativa es muy frecuente y resulta imprescindible cuando

– los objetivos, las metas no pueden ser definidos con exactitud. De hecho hay mucas ocasiones en las que los motivos son más importantes.

no hay una metodología o forma conocida e inequívoca de hacer las cosas. Cuando existen muchas posibilidades o la solución no es obvia y su ejecución no garantiza el éxito.

– o en el caso de que se vayan a a producir situaciones sobre las que no tenemos el control absoluto y que condicionan las alternativas a lo largo del proceso. Ya que en muchas ocasiones el entorno evoluciona, cambia de forma más o menos prevista y tenemos que reaccionar.

En este tipo de situaciones planteamos de forma natural la gestión relativa.
Un método sencillo que puede aclarar cómo se actúa en la vida real. Que asume la existencia de incertidumbre continua y que relega a un segundo plano la eficiencia para dar preferencia a la adaptabilidad.

Deja un comentario